La gran conspiración.

news:9hgsra$dpn9k$1@ID-83976.news.dfncis.de

Según mis últimas investigaciones exhaustivas he venido a descubrir la gran conspiración que hay en contra del pueblo colombiano. Es bastante sencilla por cierto, tan sencilla que pasa por obvia y se remonta a muchísimos años atrás pero ha sido tan bien craneada que tan sólo podemos concentrarnos en los aspectos más recientes.

Pero antes de exponer mis descubrimientos hay que hacer unas aclaraciones. La CIA no está detrás de la gran conspiración por el hecho sencillo de que la CIA no existe. La CIA no es más que la fachada de la NSA que muchos creerán que se trata de la agencia de seguridad nacional gringa pero la sigla corresponde realmente al etrusco Nacham Sih’oun Agnirk que ha sido mal traducido como Los Sabios de Sión, lo que en realidad no tiene sentido porque los etruscos no eran judíos, mucho menos Sionistas, pero tras la gran conspiración judía que se inventaron al cristianismo para poder derrotar al imperio romano, los sih’ounitas se aliaron con los judíos para resistir esa rueda suelta en que el cristianismo se había convertido.

Durante la edad media, sin embargo, los critianos dejaron de distinguir a los judíos de los sih’ounitas, mientras éstos últimos se inmiscuían en los asuntos secretos de los estados, los judíos se dedicaron a crear el sistema bancario. El papel de la NSA a lo largo de la historia se puede evidenciar en el desmembramiento del imperio carolingio, la invasión sajona a gran bretaña, la franquización de los normando, la invasión árabe al sur de Italia (la invasión mora a Iberia sí fue pura ineptitud de los visigodos), la caída de Gran Zimbawe, la invasión polinesia a Tahiti, la creación de Novogorod y la alianza entre Aztecas y Olmecas, porque créanlo o no, la NSA estaba en México desde mucho antes de que llegara Colón. Es más, fue la misma NSA quien trajo a Colón por medio de un plan muy simple el cual consistió en convencer a los romanos de la importancia capital que era conocer el verdadero sexo de los ángeles mientras otros agentes daban planos detallados de la ciudad de Bizancio a los turcos. Con esto no pretendían más que cortar el comercio por tierra entre las Indias y Europa, de tal forma que su agente especial, Cristóbal Colón, tuviera una excusa para que los reyes de España invirtieran en un supuesto viaje a las Indias. Eso de que Colón murió creyendo que había llegado a las Indias es pura paja. Colón sabía desde el principio que llegarían a América, donde los españoles servirían de idiotas útiles para el gran castigo que la NSA quería propiciarle a los Aztecas, quienes ya habían traícionado su alianza con los Olmecas.

Así que nosotros, en nuestro país, tenemos el nombre de un agente especial de la NSA. ¿Pueden creerlo?

Desde luego que la NSA se ha seguido infiltrando en las relaciones internacionales entre los distintos gobiernos. Tuvo, sin embargo un revés en las colonias españolas en América y fue la desconfianza de los neogranadinos a la propuesta bolivariana de la NSA. Es por eso que desde que tumbamos al agente Simón Bolívar y asesinamos al agente especial Sucre, nos han tenido entre ojos. Por eso es que no nos dejaron quedarnos con el ferrocarril ni el canal de Panamá… claro que hasta no estar seguros de que los panameños no seguían siendo neogranadinos no les dejaron a ellos tampoco el canal.

Por eso nos pusieron a cantar un poema larguísimo de 11 estrofas alejandrinas llenas de citas obscuras y una música que no se adapta a su ritmo y nos convencieron de que era el segundo himno nacional más bello del mundo. Y claro, nosotros nos lo creímos. Eso sí se aseguraron de que lo creyéramos el segundo y no el primero, para que nos creyéramos pero no demasiado.

Para el colmo de males nos han salvado del honor de no tener una verdadera dictadura militar durante el último siglo. ¿¡Pueden imaginarse tanta tortura!? ¡Más de un siglo gobernados por políticos! Y encima nos ensartan a Andy Rabit para terminar.

Y ahora nos tienen rodeados de agentes de la NSA. Miremos no más a Hugo Chavez a quien le crearon una campaña para la presidencia con un supuesto golpe de estado para que las masas lo vieran como aquel capaz de acabar con los políticos cuando finalmente se presentara a las elecciones y poco a poco se va afianzando a una posición donde finalmente la NSA podrá imponernos a los neogranadinos/colombianos los ideales que no pudo imponernos con el longanizo.

La gran revelación es que Montesinos no pertenece a la NSA y la NSA ha procurado a lo largo de todos estos años convencer a Montesinos de que él es realmente la menta macabra detrás de todas las conspiraciones de los Sabios de Sih’oun en esta esquina del globo.

Hay otros tres importantes agentes del NSA en nuestra historia reciente. El primero de ellos es Gonzalo Rodríguez Gacha, bueno, ese es el nombre con el que conocimos a este agente al que también llamaban El Mexicano. Resulta que El Mexicano logró integrarse en la organización delictiva de Pablo Escobar y la convirtió en una de las organizaciones criminales más sangrientas de la historia mundial. Y el hombre sigue vivo, eso de que le explotó una granada en la cara cuando el ejército lo acosaba no fue más que una movida de la NSA para que los colombianos enfocáramos nuestros esfuerzos en una lucha contra Pablo Escobar mientras el Mexicano se iba a entrenar mercenarios en Sierra Leone.

El otro gran agente de la NSA es Manuel Marulanda, alias Pedro Marín, alias Manuel Marulanda, alias Tirofijo. Es por eso que las FARC sí estuvieron involucradas en toda la campaña de desinformación de que sí y de que nó secuestraron a Mejía Campuzano. La táctica fue bastante astuta, primero convencen al pobre de Andy Rabit para que se valla con dos de sus ministros, siete alcaldes, dos directores de la policía y un par de senadores a Asunción para rogar por una copa. Desde luego que para que rogara primero la NSA logró poner unas cuantas bombas en lugares estratégicos, así haciía parecer que Colombia necesitaba la tan anhelada copa de la paz que Andy Rabit trajo a besuquear, para que luego, nos dieran la estocada final. Recordemos que la NSA nos tiene tirria porque los neogranadinos no le comieron cuento al agente Bolívar.

El otro importante agente de la NSA es Cesar Gaviria Trujillo, el único agente de la NSA que se le ha medido a la presidencia de la república y todo para tapar un pequeño error de cálculo y es que cuando convencieron a Escobar de asesinar a Galán, no contaron con que Galancito Jr. le enchutara las banderas de su padre a Gaviria, entonces jefe de debate. Gaviria ha cumplido cabalmente con su papel como agente de la NSA: aconsejó como ministro a Barco para que abriera de piernas los mercados colombianos y continuó con su política como presidente. Nombró a Ernesto Samper ministro para que la opinión pública dejara de hablar de Ernesto el hermano de Daniel y darle así el perfil presidencial que necesitaba para que los colombianos pudiéramos rematar con un presidente al que no lo dejaron gobernar seguido de un presidente que no puede gobernar. Es que estos de la NSA son crueles con nosotros los colombianos.

Hay muchos más detalles de la conspiración que nos tienen los de la NSA, pero de lo poco que hay claro es que nos tienen preparada una jugada bastante fea. Todo este proceso de paz y las metidas de pata tanto de la guerrilla como del gobierno no son más que trucos para alebrestar los ánimos. Convenzámonos de una cosa, la NSA no es fariana, tan sólo ha infiltrado las más altas esferas de las FARC para polarizar al país entre los que creen en la institucionalidad del gobierno y los que se oponen. Ya vamos a ver como al termino de cinco años veremos que las conversaciones entre las FARC y las AUC llegan a un acuerdo para tumbar al aún más impopular presidente entonces, que aún no me queda claro si será Serpa, Uribe o Sanín.

— Carlos Th

Be Sociable, Share!

One thought on “La gran conspiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook