Nuestras tradiciones

88.9 es ahora Radio Uno…

La HJCK será ahora Las 40 Principales, para que las 40 sean ahora La Vallenata…

El fin de semana pasado me encontraba ante una pregunta algo paradójico; por un lado siempre me ha parecido algo admirable cómo una música colombiana, como lo es el vallenato, no sólo compite con música extranjera (p.ej. el rock) sino que también la exportamos… pero por otro lado ¿por qué el vallenato? ¿por qué no el porro o el pasillo? Luego, ese lunes me entero del fallecimiento de Emiliano Zuleta y no puedo dejar de pensar que no sólo se trata de que sea el vallenato la música que triunfa en mi país… sino que además se trata es del vallenato de Diomedes Díaz…

No soy muy amigo del vallenato, partamos por ahí. Mi gusto musical se acerca más al rock (en español o en inglés… o en el idioma que sea) que a los ritmos tropicales. Por otro lado, la HJCK nunca la escuchaba. Hace años que 88.9 no estaba entre mis emisoras favoritas. Lo que me parece lamentable es, sin embargo, esa cultura uniformadora: “como el vallenato es lo que más escuchan los colombianos, pues sacrifiquemos la música de la inmensa minoría y pongamos más vallenato en la FM.”

Es lo mismo que ha pasado con el yogurt y las gaseosas. Es casi imposible conseguir en un supermercado un yogurt grande que no sea de fresa, mora o melocotón… a duras penas kiwi o guanábana, pero estas no en Alpina. La Fanta Naranja, la Pera Postobón o la Link Limón son ya imposibles de conseguir… y si lo que quiero es lata, Panamco sólo me ofrece Coca Cola o Coca Cola light. Todo se uniforma y el mercado “mainstream” no ofrece alternativas para las inmensas minorías que podemos querer un yogurt de café, una lata de Fanta (naranja) o escuchar la HJCK desde el radio del carro (un radio FM convencional, no un radio satelital IP).

Y luego nos preocupa que el TLC, con su cuota de pantalla, vaya a arruinar a nuestra TV nacional. Como si con el 35% de televisión extranjera que hoy se puede transmitir en el horario Triple A (o Prime Time), no fuera suficiente para tener 100% de telenovelas y realities nacionales y 0% de buenas series o películas extranjeras (o malas: 0% es 0%).

Si Pablo Laserna, presidente del Canal Caracol, es el primero en protestar por el TLC, lo que veo es que él es el primero en querer cambiar nuestro uniforme de telenovelas y realities nacionales para meter también viejas películas holliwoodenses… porque ya estamos uniformados.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook