Propositario

Inicia un nuevo año y sin duda inicia con él los nuevos propósitos con los que habría de orientar mi vida. Algo muy bueno quedó de 2005: Sebastián David, aunque en general no fue un buen año. Laboral y profesionalmente fue un año perdido y aunque no faltó trabajo, de estos no quedaron mayores perspectivas.

2006 ya conezó y ya han transcurrido tres días del mismo. Bueno, el primero igual no cuenta, ya que además de festivo coincidió en domingo, y el lunes y martes estuve en una especie de vacaciones; necesarias en parte aunque no del todo merecidas. Continue reading