Bloqueando Transmilenios

[logo TM] Uno de los problemas de cómo transcurrieron las protestas del pasado viernes en contra de Transmilenio, es que los disturbios, la destrucción de propiedad pública y el saqueo de las taquillas, así como la posterior polémica sobre si la foto que El Tiempo publicó en primera plana el sábado fue un montaje o no, desvían la atención sobre los motivos y las formas de la jornada:

  1. los motivos de la propuesta, y
  2. el recurso del bloqueo como método de protesta.

Sobre el recurso del bloqueo expresé algunos puntos en mi anterior artículo.  Entiendo que originalmente se había llamado a un boicot y no a un bloqueo.  Un boicot es la decisión personal de no comprar o utilizar un artículo de origen ofensivo y de convencer a otros de hacer lo mismo.  Un bloqueo es impedir que quienes quieran comprar usar el artículo o servicio lo hagan.

Pero analicemos hoy el otro punto: los motivos que produjeron la protesta (haya sido un boicot, un bloqueo, o vandalismo): el servicio que presta Transmilenio.

[foto: subiendo al bus][foto: bus cebollero][foto: buses] Primero quiero aclarar que el servicio de transporte público colectivo tradicional es mucho peor que el servicio de Transmilenio, pero los usuarios no protestan ante este por varios motivos entre los que destaco:

  1. Transmilenio es mucho más fácil de bloquear que el caos del transporte público colectivo tradicional.
  2. Transmilenio es más reconocible como institución que el montón de instituciones que forman el transporte público colectivo tradicional.

Se dice, por ejemplo, que Transmilenio es manejado por solo 20 familias.  Pero si vamos a ver son las mismas 20 familias que manejan el transporte público colectivo tradicional.

Hace poco más de 10 años escribía sobre las diferencias entre el enfoque de negocio y el enfoque de servicio público en cuanto al transporte público.  Pero de una forma u otra todo servicio público debe buscar ser económicamente viable.  Prestar el servicio produce costos (combustible, salarios, arreglos y reposición de bienes de capital, etc.) y estos costos serán cobrados a los usuarios por medio de las tarifas, o serán cobrados a personas interesadas por medio de publicidad, o serán cobrados los ciudadanos por medio de impuestos que entran como subsidios o como operación directa por el estado.

En el transporte público colectivo tradicional son operadores privados los que se encargan de todos los detalles de la operación y el estado (el Distrito) tan solo está para otorgar rutas.  Para la empresa operadora el negocio está en tener muchos buses trabajando en cada una de sus rutas, pues cobra por afiliación del bus.  Para el conductor el negocio está en recoger muchos pasajeros porque cobra una fracción del pasaje.  Los otros conductores que cubren la misma ruta son competencia para el chofer del bus, y este debe planear los tiempos de recorrido para procurar que se acumulen muchos pasajeros pero que el siguiente conductor no lo rebase y los recoja.  El dueño del bus, si no es operador ni conductor, maximiza sus ingresos cuando cada bus es rentable (recogiendo muchos pasajeros con pocos recorridos).  La combinación de todos estos factores tienden a perjudicar más que a favorecer al usuario.

En Transmilenio hay otra serie de actores en el negocio.  Está el Distrito como dueño de la infraestructura: vías, estaciones, equipos de comunicación, etc.  Están los operadores privados, los dueños de los buses, los conductores, etc. Y el operador del recaudo.

Para el Distrito Transmilenio no es rentable.  Para los operadores el negocio está en maximizar el número de pasajeros por bus, aunque tienen obligaciones de cumplir ciertos horarios.  Para los conductores los detalles de la operación no deben ser negocio: ellos reciben un salario fijo.

Claramente para el operador sigue siendo mejor negocio no prestar el mejor servicio, aunque en un sentido contrario al caso del transporte público colectivo tradicional.

¿Qué pasa si el sistema no es rentable para el operador?  Pues que muchos operadores preferirán invertir en otras cosas.  ¿Cómo lograr que el operador se mantenga en el negocio?  Subsidiando parte de la operación.  La otra opción es dejar que el operador de vaya y sea el estado quien asuma la operación.

El principal problema de Transmilenio en cuanto a operación es que se requiere que los buses vayan llenos.  (Eso también le pasa a los dueños de buses en el transporte público colectivo tradicional.)  Y eso es percibido por el usuario como largas esperas, acumulación de personas en los vagones de las estaciones  y buses llenos donde el usuario es estrujado.

Pero creo que hay otros problemas con Transmilenio que no obedecen a la operación.  Uno de los peores: la cultura ciudadana.

[foto: subiendo al articulado][foto: esperando articulado] En casi todos los sistemas de transporte masivo, los usuarios han aprendido que es mejor dejar salir a quienes se bajan del bus o del tren antes de subirse. Pero eso no funciona en Transmilenio en Bogotá. Al usar el sistema en horas pico, fácilmente uno comprueba que el civismo individual no sirve. Si uno no empuja a los demás no puede entrar. Si uno se pone a esperar a que los otros salgan, alguien más se colará al atiborrado bus. Y si uno es el que necesita salir tiene que salir empujando porque quienes quieren entrar, o quienes están esperando el siguiente bus, bloquean la puerta.

Algunos detalles de la operación contribuyen a este panorama: la utilización de las mismas puertas para recorridos diferentes, por ejemplo.  Puedes estar de primero en la fila para entrar, pero si para el bus que no te sirve quedas estorbando.  Diera la impresión de que el sistema no está diseñado para que los usuarios sean decentes entre ellos.

El viernes hablaba que el bloqueo a Transmilenio afectaba a los otros usuarios.  En cierta forma me parece absurdo que para exigir la mejora de un servicio tengamos que dañarle el servicio a los demás.  Pero si somos los ciudadanos los culpables del caos, tal vez el bloqueo si estaba justificado.  El objetivo era molestar a uno de los principales agentes de que Transmilenio funcione mal: el usuario de Transmilenio.

Be Sociable, Share!

One thought on “Bloqueando Transmilenios

  1. Pingback: El placer de especular | The Chlewey Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook