Una nueva estrategia

Aunque el activismo político no pague mis servicios, ni la matrícula de los niños, ni la matrícula del colegio, ni el seguro del carro, por alguna razón siento que es importante pensar sobre estas cosas que poco tienen que ver con mi vida práctica.

Recientemente se han presentado en este país algunos proyectos de ley que atentan contra el espíritu liberal de nuestros principios constitucionales.  El más sonado de ellos, por su potencial de afectar a nosotros los internautas, es la denominada #LeyLleras; un proyecto de ley que busca mecanismos rápidos extrajudiciales para eliminar contenidos que supuestamente violen los derechos de autor y derechos conexos.  Pero junto a ellos, aunque menos sonados, está el proyecto de ley de inteligencia y contrainteligencia y el proyecto de ley de seguridad ciudadana. Continue reading

Sobre derechos de autor y derechos de copia

No me gusta comprar pirata, pero me han regalado películas.  Prefiero usar software libre.  Procuro cuidar que las imágenes en mi blog estén debidamente referenciadas (si es que no son propias) y, preferiblemente, cuenten con licencias libres.  Pero rebloggeo en Tumblr cosas interesantes que a veces ni sé de dónde vienen.  No puedo decir que estoy completamente libre de infracciones a los derechos de autor, pero procuro hacerlo.

Los derechos de autor son, como su nombre lo dice, el derecho que un autor tiene sobre su obra.  Estos derechos incluyen los derechos morales y los derechos patrimoniales.  El primero de los derechos morales es el derecho al reconocimiento, esto es que el autor sea reconocido como tal.  También el autor tiene el derecho de no ser vinculado como responsable de cualquier modificación que otra persona hace sobre su obra, sea autorizada o no.  Puede haber una discusión sobre si los derechos morales son renunciables.  Yo puedo crear una obra y donarla al dominio público (renunciar a mis derechos) pero igualmente nadie puede luego decir que fue su autor.  Tampoco podría decir que no fui el autor si realmente lo fui y mi obra (o mi pieza de código) representan una responsabilidad penal o civil.  Esta responsabilidad se basa en que esos derechos morales no son renunciables. Continue reading