Escandalitos e indignaciones

La última gran indignación nacional, cual la refleja Twitter, fue el perricidio cometido por tres agentes de la policía y que quedara grabado en un video aficionado. Y la twynch mob se vino con todo: descrédito a la policía como institución; recordar las torturas a los toros; renegar de la especie humana…

Hay varias reflexiones que surgen.

La primera es esa capacidad de armar escándalos. Porquerías suceden todos los días. Niños mueren de hambre, crían y cazan a zorros por sus pieles, lluvias excesivas generan la pérdida de hábitat de especies salvajes y domésticas, los leones matan leopardos y hienas, nos enfermamos, evitamos enfermarnos asesinando bacterias con armas de destrucción masivaantibióticos, mueren estrellas engulléndose a civilizaciones de las que nunca supimos: guerras, desastres naturales, gaia expresándose. Continue reading

No me envíen invitaciones a causas por los derechos de los animales

Describiré la muerte del animal: primero sufre una serie de punzadas con púas de 6 cm de largo que desgarran la piel y del cual se cuelgan varias cargas de más de 100 kg c/u. Cuando el animal no puede arrastrar más tales cargas, por medio de unas tenazas se le ejerce presión en el cuello hasta asfixiarlo. Esta no es la descripción de una práctica de toreo sádico, sino la forma como un búfalo muere ante un ataque de una manada de leones. Ante esto las banderillas y la espada son una forma bastante humana de morir.

¿Por qué como seres humanos debemos tener con la naturaleza consideraciones que la naturaleza no tiene con ella misma? Continue reading