Si hoy pudieras decirle algo a las FARC

Bueno, primero sabemos que las FARC no escuchan, o más exactamente escuchan lo suficiente para desvirtuar o ignorar al adversario o para aprovechar como propaganda las medias tintas de lo que les conviene.

Si hoy puedieras decirle algo a las FARC ¿qué le dirías?

¿Le dirías que su lucha, enmarcarda dentro de la corrupción del estado y las otras formas de violencia presentes en Colombia, no la compartes pero la justificas, o le dirías que ni la corrupción ni las otras formas de violencia son excusa para su barbarie?

¿Les dirías que aunque repudias el secuestro, pueden continuar con esa práctica mientras el gobierno no ceda en sus inamovibles y de luz a un canje de prisioneros; o le dirías que ellos son los únicos responsables del secuestro y que su obligación es liberar sin condiciones a todos los rehenes civiles y permitir la verificación de la Cruz Roja a los prisioneros de guerra combatientes que conserven?

¿Es tu mensaje a las FARC que, como eres oposición al gobierno, serás complaciente con sus tácticas y mantendrás siempre, incluso este 4 de febrero, una férrea crítica a la administración Uribe y a todo el pueblo uribista? ¿O es tu mensaje que aunque te opongas al gobierno y a sus políticas, dejas claro y sin restricciones que te opones fírmemente a la anacrónica combinación de formas de lucha, al secuestro y al terrorismo de las FARC?

Injusticia social: Bullshit!

La principal bandera de lucha de las FARC y otros grupos alzados en armas es la injusticia social que hay en Colombia o en sus respectivos países. Pues bien, parafraseando a Penn & Teller, eso es bullshit. Esa tesis no es más que basura. No es una basura traída de los cabellos y tiene una pequeña base en la realidad, pero es basura.

Las FARC como tal y el ELN surgieron en 1964, junto con muchos otros grupos guerrilleros en toda América Latina, junto con los movimientos anticolonialistas en África y en medio de la guerra fría en Asia. Todo ello no es inconexo. Continue reading

Worst Case Scenario

Este es un caso netamente hipotético y esperemos que el futuro de Colombia esté lejos del mismo. Es, sin embargo, un escenario posible y plausible, y como tal es nuestro deber buscar los mecanismos para que esto no suceda.

En los EE.UU. están en plena campaña electoral y todos los candidatos, incluyendo los republicanos, quieren apartarse del fiasco de George W. Bush en Irak. En el caso de los demócratas, los dos favoritos: Hillary Clinton y Barak Obama, han sido críticos del TLC con Colombia y quieren apartarse en lo posible de involucrarse directamente en una nueva lucha antiinsurgente, o de relaciones con gobiernos que no hacen lo suficiente para proteger a sus propios sindicatos.

En noviembre gana el tiquete Clinton-Obama (u Obama-Clinton). Continue reading

¿Nos tomaron Chávez y las guerrillas?

Manifiesto primero que no voté por Samuel Moreno Rojas ni por el Polo Democrático Alternativo, y ese candidato y ese partidos no eran siquiera los segundos o terceros en mi lista, por muchas causas que incluyen que no los creo las personas más idóneas para continuar manejando la ciudad en la que vivo.

En parte desconfío de Moreno Rojas porque muchas de sus propuestas no son aterrizadas. Yo sí creo factible un sistema de tren metropolitano en Bogotá, pero no con la ligereza de cifras y argumentos que Moreno exponía. También concuerdo en que Bogotá necesita integrar todos sus sistemas de transporte público y en que la ampliación del Aeropuerto Eldorado, se está quedando corta. Pero no veo al Polo tomando una posición firme frente a los transportadores o aprobando los impuestos que se necesitan para la adecuación real del aeropuerto, el arreglo y ampliación de las calles, o la construcción del metro. Continue reading