Homo conspirator

El hombre es un animal que conspira.  Conspirar significa respirar juntos.  Son pocas las especies animales que sabemos que conspiran, que son capaces de unirse para lograr un objetivo en contra de otros animales de su misma u otra especie, más allá de los grupos de caza.  Ponerse de acuerdo, planear, preparar, y luego atacar.  Así conspiramos los seres humanos, los chimpancés y los delfines nariz de botella. La guerra no es más que una manifestación de nuestras conspiraciones: la confabulación máxima. Continue reading