De redes sociales y otras geekadas

No me gusta usar el término “red social” para designar servicios web.  La red social es el conjunto de interacciones que tenemos con los demás, bien medie un espacio físico como el colegio o la oficina, bien medie una aplicación en Internet como Facebook o Twitter, bien medie un intercambio epistolar con cartas o con email, etc.  Pero creo que la batalla la tengo perdida y por redes sociales nos referiremos exclusivamente a las aplicaciones en Internet que pretenden mediarlas, aunque la gente sea conciente.

La reflexión viene a raíz de que desde la semana pasada Google pretende ser una red social.  Lo intentó adquiriendo Orkut y servicios como YouTube, Blogspot/Blogger y Picasa.  Lo intentó lanzando Buzz integrado a GMail y causando una reacción adversa en sus usuarios de email.  Ahora lo intenta nuevamente con Google+ (gúguel plus) y mi reflexión parte de lo que he visto en Google+ y conversaciones que he tenido y lo que yo esperaría que fuese una red social. Continue reading

Una enredada sociedad civil

Hace poco publiqué comentado el borrador del manifiesto del Partido Pirata de Colombia.  Personalmente creo que muchos de los principios allí expuestos son principios que nos interesa a todos los que usamos Internet para trabajar o divertirnos y que tales propuestas son propuestas que trascienden a un proyecto político en particular.  Estamos hablando de lo que nos afecta a todos los que usamos la Internet y servicios adjuntos.

[A map of the world by the countries with the most internet hosts]Internet funciona gracias a los esfuerzos de los gobiernos, empresarios, organizaciones internacionales y nacionales y todos los usuarios que producimos contenidos.

Los gobiernos ejecutan políticas de inclusión digital —o de restricción digital—, establecen leyes que regulan la actividad, convocan licitaciones para prestadores de servicios y, en muchos casos, financian directamente parte del servicio.

La empresa, pública o privada, se manifiesta prestando servicios de acceso o de carrier, creando el hardware y el software que mueven a Internet a lo largo de todas sus capas y caminos.  También, desde luego, creando la necesidad que permite que Internet se desarrolle.

Todos nosotros, cuando reenviamos mensajes inspiradores en correo electrónico, publicamos en Facebook o en Twitter, cuando escribimos un blog, subimos nuestras fotos a Flickr, jugamos en línea pocker o Farmville, etc. estamos creando Internet. Continue reading

Buscando mis raíces

Uno de los consejos que he recibido en estos últimos días es que debo regresar a mis raíces.  Lo ha dicho una de las personas que más me ha marcado en mi vida, que más ha influido en mí y a quien yo más admiro. Y no es sólo porque sea mi padre.

La pregunta, sin embargo, es cuáles son mis raíces.  En alguna época de mi vida me destaqué por las matemáticas.  Nunca fui un estudiante ejemplar, pero mi facilidad y luego pasión por las matemáticas me hicieron destacar, viajar y triunfar.  Lo intenté más tarde, pero coyunturas de mi vida laboral se convirtieron en un obstáculo para algo que entonces me seguía gustando pero que no me apasionaba del mismo modo. Continue reading

chlewey.org

Tras haber recuperado mi viejo dominio de chlewey.org, hasta no hace mucho secuestrado por ciberokupas quienes me pedían USD 250,00 de rescate, no puedo dejar de estar feliz por tenerlo de vuelta sin haber pagado más que el costo de registro ante NIC.

Me encuentro, sin embargo, ante un nuevo reto: reorganizar y completar todo el contenido que he pretendido tener en mi sitio web, ahora multiplicado en varios sitios.  Una de las ideas es mover los artículos, páginas y contenidos de carácter más personal a chlewey.org y dejar en chlewey.net el contenido más profesional.  Esto implicaría en gran medida que o bien este blog se movería nuevamente o bien se dividiría en dos.

Bueno.  Mi blog ya pasó por MSN Spaces (hoy Live), Blogspot y ahora aquí.  Están mis notas en Facebook, alguna entrada de blog en Hi5, mis antiguas discusiones en Usenet, etc.  Alguna vez creé una cuenta en Eltiempo.com que nunca he utilizado y ya debería ser tiempo de dejar un lugar definitivo para mi espacio de reflexión.  Pero no sólo eso, por requerimientos laborales posiblemente esté pronto publicando profesionalmente en un blog.  ¿Qué hacer con tantos sitios?

Aun no tengo respuestas.  Si alguien quiere sugerirme algo escucho opiniones.  Por lo pronto estoy seguro que me interesa conservar este blog con sus enlaces internos a artículos y que aún me queda un tiempo largo para poner en orden todas mis ideas y lograr ese sitio web que tanto añoro.