La inocencia de los musulmanes

(via InterAksyon)

Así se titula una supuesta película (y digo supuesta porque no tengo evidencia de que existan más de los 15 minutos filtrados por Internet) cuyo objetivo es mostrar que la sumisión del islam (lo cual es un pleonasmo: islam significa sumisión y musulmán significa sumiso) es lo que convierte a los hombres en fanáticos.  Como parte del argumento pretende mostrar una vida de Mahoma, el profeta de la sumisión quien tomó elementos del judaísmo y el cristianismo que convivía con el paganismo de la península arábiga cuando vivió.  Esta representación de Mahoma es en mi opinión ofensiva y de mal gusto, como toda la película en general que dista de la calidad de una cinta hollywoodense.  (No que el cine de Hollywood sea de alta calidad, pero al menos suele ser de buena factura.)

No tengo idea si el Mahoma de La inocencia de los musulmanes esté basado en alguna investigación más o menos seria o si no es más que inventos del guionista y el tratamiento del director.  Si tiene una base seria sin duda el tratamiento fílmico lo convierte en una caricatura lo que añade a la afrenta del sólo hecho de mostrar una imagen humana del Profeta (del cual ni siquiera debe haber imágenes).

(via de-avanzada.blogspot.com)

Yo confieso que no fui capaz de ver siquiera la mitad de esos 15 minutos que han circulado por Internet, simplemente porque como película es mala.  Lo que me lleva a rechazar aún más la reacción de los fanáticos sumisos en contra de las delegaciones diplomáticas de los EE.UU. y de otros países “occidentales”.  Claramente ese tipo de películas no corresponden a una política del gobierno estadounidense contra el Islam.  No es una afrenta del pueblo de los EE.UU. contra la religión de la sumisión.  Es la obra de un productor independiente, de algo así como un youtubero, con una opinión.  Opinión que no por ser pésimamente producida puede ser prohibida o censurada dentro de la legislación de los EE.UU.

¿Qué significa en últimas esto?  Que estas recientes protestas del fundamentalismo musulmán contra los EE.UU. son realmente una protesta del fundamentalismo religioso en contra el concepto de la libertad de expresión.

Y lo irónico del asunto es que estas protestas le están dando la razón a lo que los autores de La inocencia de los musulmanes acusan: el islam enceguece, impide pensar libremente y reacciona fanática y violentamente contra el libre diálogo.

Una obscura película de bajo presupuesto de la cual nadie se hubiera enterado termina siendo promocionada por los mismos que pretenden acallarla y termina dándole la razón a sus productores.


Mientras terminaba de redactar esto me metí en un intercambio twittero sobre la pertinencia de algún medio francés de publicar unas caricaturas de Mahoma.

Por un lado no conviene torear a los fanáticos y en el estado actual de las cosas publicar caricaturas del Profeta es sin duda un acto provocador e irresponsable (infantil dijo mi interlocutor).  Por otro lado ¿por qué hemos de plegar nuestros principios civiles tales como la libertad de expresión al veto de fanáticos?

(por Chlewey)

Creo que mis principios y la defensa de ellos no debe plegarse a quienes lo amenazan sólo porque son más peligrosos que uno.  Sin duda existe la autocensura.  Sin duda en muchas ocasiones vale más mi vida y la de los míos que la defensa de unos principios abstractos y que la necesidad de someter esos principios a prueba.  Pero si tú, yo o cualquier otra persona tenemos algo que decir, tenemos el derecho moral de poderlo hacer.  Es éticamente correcto hacerlo.  No somos los culpables ni los responsables éticos o jurídicos de las acciones que nuestras palabras generen en los fanáticos.  Incluso si no tenemos que decirlo sino que simplemente queremos hacerlo, bien para probar si nuestros gobiernos son serios al garantizar nuestra libertad, bien porque queremos evidenciar una reacción.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook