Odio a tanto odio

Odiamos a los motociclistas y a los taxistas. Odiamos a Victor Hugo Aristizabal y a Gustavo Petro, y al gobierno de Uribe. Odiamos a los toreros y a quienes no logran comprender que los animalitos también sufren. Nos da rabia, nos emputa… en fin.

En Facebook hay más de 500 grupos con la frase “odio a”. Una buena proporción de los mismos son grupos colombianos. ¿Por qué tanto odio? ¿por qué tanto empute?

Hace varios años descubrí en internet los grupos de discusión y desde hace cerca de ocho años empecé a participar activamente en soc.culture.colombia así como en otros foros en Usenet. No diré que eran un paraíso, pues no lo eran. Las diferencias y las discrepancias eran evidentes y vicerales, y expresadas por personas de todos los pelambres y niveles culturales. Pero cada grupo tenía una serie de habituales que subía el nivel del discurso, que desbarataban con buenos argumentos o con sarcasmo los argumentos del contrario. Al final, aquellos cuyo único argumento era el odio terminaban por aburrirse e irse.

Pero de un tiempo para acá me encuentro con foros como los de El Tiempo y con los grupos creados por colombianos en el Facebook, por poner sólo dos ejemplos. ¡Qué diferencia!

Supongo que en gran medida Usenet partió del mundo académico, y el formato facilita la discusión detallada de cada uno de los puntos de un mensaje, y eso logra que, ante un montón de basura, se encuentren verdaderas perlas de discusiones interesantes apoyando una u otra postura. Los blogs tienen otro formato y, aunque creo que en su gran mayoría son profesionales quienes los usan, el rigor académico ha sido dejado de lado porque, entre otras cosas, no es fácil aplicarlo.

…Y Google ya convirtió a Usenet en otro blog.

Todavía me sorprende ver cómo los grupos y blogs colombianos están cargados de odio y de deseos de muerte y, sobre todo, cuando quienes participan parecen ser profesionales. Pero, tal vez estoy equivocando la demografía y no sean profesionales sino adolecentes de colegio quienes compongan el grueso de tanto odio y tanto empute. Un par de incidentes me hacen pensar que esta teoría puede no estar equivocada. Pero eso es aún más preocupante.

¿Será posible que nuestros profesionales y estudiantes de colegio aprendamos a argumentar sin tanto empute y tanto odio? ¿A expresar nuestras discrepancias con citas, evidencias y sarcasmo en lugar de con deseos de que maten a nuestros contrincantes? ¿A imponer nuestros puntos de vista a punta de lenguaje cuidado y no de groserías? Hay cosas en las que me muestro optimista… pero, desafortunadamente, esta no es una de ellas.

Be Sociable, Share!

5 thoughts on “Odio a tanto odio

  1. Tiene razòn; en lugar de estar contra el racismo / sexismo / clasismo / nazismo / homofobia / etc, debería decir “no soy racista / sexista / clasista / nazi / homófobo pero respeto a quienes sí lo son”. ¿Correcto?

  2. Carlos,

    Gracias por su comentario en mi blog. Esperaré sus observaciones sobre los demás artículos que iré publicando. Por lo demás, encuentro coincidente nuestra sorpresa ante la degradante manifestación de las animadversiones de los colombianos en Internet. Habrá que seguir conteniéndolas manifestándonos como lo hemos hecho.

    David Zuluaga M.

  3. Carlos,

    Gracias por su comentario en mi blog. Esperaré sus observaciones sobre los demás artículos que iré publicando. Por lo demás, encuentro coincidente nuestra sorpresa ante la degradante manifestación de las animadversiones de los colombianos en Internet. Habrá que seguir conteniéndolas manifestándonos como lo hemos hecho.

    David Zuluaga M.

  4. Estoy completamente de acuerdo… es miedoso ver como las personas están tan agresivamente polarizadas… es casi como si se estuviera cocinando una guerra civil, un nuevo bogotazo…

  5. Pingback: Politiqueando a lo 2.0 « The Chlewey Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook